Todo sobre cálculos renales en perros

Todo sobre cálculos renales en perros

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Fotos de: zeedevil / Bigstock.com

Esta dolorosa aflicción puede ocurrirle tanto a perros como a humanos: esto es lo que debe saber sobre los cálculos renales en los perros.

Tanto las piedras en el riñón como en la vejiga de los perros pueden ser dolorosas e incluso potencialmente mortales si no se tratan adecuadamente. Puede que no te des cuenta, pero también se pueden prevenir, y con bastante facilidad, en eso. Repasemos los conceptos básicos sobre los cálculos renales en perros, incluidos lo que son, por qué se forman y cómo se trata la afección. También aprenderá algunos consejos para evitar que su perro desarrolle cálculos renales.

Qué son los cálculos renales?

El término médico para la condición que resulta en el desarrollo de cálculos renales se llama nefrolitiasis. Los cálculos renales, llamados nefrolitos, son en realidad cúmulos de cristales de urato que se forman en los riñones o el tracto urinario. Aunque todos los gatos y perros tienen el potencial de desarrollar esta condición, ciertas razas tienen un riesgo más alto que otros. Algunas razas que son más propensas a desarrollar cálculos renales incluyen Yorkshire Terriers, Lhasa Apsos, Caniches miniatura, Bulldogs ingleses y Dálmatas. La formación de cálculos renales a menudo es el resultado del aumento de los niveles de calcio en la sangre o la orina, así como una dieta que da como resultado niveles elevados de pH en la orina. Las infecciones recurrentes del tracto urinario también pueden aumentar el riesgo de que su perro desarrolle cálculos renales.

Relacionado: Alimentos para perros secos vs. húmedos

Síntomas y tratamiento

Desafortunadamente, muchos perros con cálculos renales no muestran signos externos de la enfermedad. De hecho, las piedras a menudo no se detectan hasta que el perro entra para la prueba de otro problema médico. Sin embargo, en algunos casos, los perros muestran síntomas que incluyen sangre en la orina, vómitos, infecciones urinarias recurrentes, micción dolorosa o micción frecuente de pequeño volumen. También es importante tener en cuenta que los cálculos renales pueden ser activos o inactivos. Los cálculos activos se infectan y se agrandan progresivamente, ya sea obstruyendo el flujo de sangre y orina o teniendo el potencial de causar una obstrucción. Las piedras inactivas no se infectan; no aumentan de tamaño ni causan ningún problema.

El diagnóstico de cálculos renales en perros implica un examen veterinario completo realizado por un veterinario con licencia. Durante el examen, su veterinario realizará un examen físico junto con una ecografía y un análisis de orina. Una vez que se ha realizado el diagnóstico, comienza el tratamiento. Los perros con cálculos renales inactivos a menudo se pueden tratar médicamente para disolver los cálculos; también se puede requerir un cambio en la dieta para evitar que se vuelvan a formar. Los perros con cálculos renales activos a menudo tienen que someterse a hospitalización o incluso cirugía para extirpar las piedras.

Relacionado: Cómo elegir la mejor comida para perros

Prevención de cálculos renales

El principal culpable de los cálculos renales en los perros es una dieta rica en purinas. Las purinas se encuentran en ciertos tipos de tejidos vegetales y animales y, a medida que se degradan, forman ácido úrico, lo que desencadena la formación de cálculos renales. Por lo tanto, una dieta baja en purinas es la clave para prevenir los cálculos renales en los perros. Para mantener a su perro en una dieta baja en purinas, evite los alimentos altamente ácidos como la soja, la avena, la cebada y la alfalfa. Mientras que los alimentos vegetarianos a menudo son bajos en purinas, en gran medida se los considera inadecuados para los perros a menos que se utilicen como una base a la que se añaden las fuentes de proteína de baja purina.

Los cálculos renales pueden ser peligrosos para su perro si no se tratan, por lo que es importante que reconozca los signos y síntomas. Lleve a su perro al veterinario para chequeos regulares para controlar su salud y asegurarse de que se le dé una dieta de alta calidad. Si su perro desarrolla cálculos renales, es esencial que busque tratamiento lo antes posible para evitar complicaciones adicionales.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add