10 señales que puede pasar por alto en su cachorro que podrían ser indicadores de cáncer

10 señales que puede pasar por alto en su cachorro que podrían ser indicadores de cáncer

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Según PetMD, el 50 por ciento de los perros mayores de 10 años desarrollan cáncer en algún momento de su vida. Como era de esperar, la detección temprana es clave para ayudar a su cachorro a obtener un par de años adicionales. A continuación, hay una lista de 10 señales de advertencia de cáncer de The Veterinary Cancer Center que los padres de perros bien informados deben tener en cuenta.

1. ganglios linfáticos inflamados: Si bien estas glándulas se encuentran en todo el cuerpo, son más fáciles de detectar debajo de la mandíbula o detrás de la rodilla. Si se agrandan, pueden sugerir una forma común de cáncer llamado linfoma. Una biopsia o citología de estos ganglios linfáticos agrandados puede ayudar a obtener un diagnóstico.

2. Un bulto que se agranda o cambia: Cualquier protuberancia en un perro que está creciendo rápidamente o cambiando su textura o forma debe realizarse una biopsia. Los bultos pertenecen a los frascos de biopsia, no a las mascotas.

3. distensión abdominal: Cuando el "estómago" o el abdomen se agrandan rápidamente, esto puede sugerir una masa o tumor en el abdomen o indicar sangrado que está ocurriendo en esta área. Una radiografía o ecografía del abdomen puede ser muy útil en esta situación.

4. Pérdida de peso crónica: Cuando un perro está perdiendo peso y no están a dieta, se deben controlar. Este signo no es diagnóstico de cáncer, pero puede indicar que algo está mal ya que muchos pacientes con cáncer sufren de pérdida de peso.

5. Vómitos crónicos o diarrea: Los vómitos o la diarrea inexplicables deberían impulsar una investigación más profunda. Los tumores del tracto gastrointestinal a menudo pueden causar vómitos crónicos y / o diarrea. Las radiografías, los exámenes de ultrasonido y la endoscopia son herramientas de diagnóstico útiles cuando esto ocurre.

6. Sangrado inexplicado: Debe examinarse el sangrado, que no es el resultado de un trauma, de la boca, nariz, encías o sangre en la orina o las heces. Aunque los trastornos hemorrágicos ocurren en perros, generalmente se descubren a una edad temprana. Si el sangrado inexplicable comienza cuando una mascota es mayor, se debe realizar un examen exhaustivo.

7. Tos: Una tos seca y no productiva en una mascota más vieja debe provocar radiografías de tórax. Si bien este tipo de tos es el signo más común de cáncer de pulmón, recuerde que hay muchas causas de tos en los perros.

8. Cojera: La cojera inexplicable, especialmente en perros de raza grande o gigante, es un signo muy común de cáncer de hueso. Las radiografías del área afectada se usan para detectar el cáncer del hueso.

9. Esforzarse por orinar: El esfuerzo por orinar y la sangre en la orina generalmente indican una infección del tracto urinario. Sin embargo, si el esfuerzo y el sangrado no se resuelven rápidamente con antibióticos o son recurrentes, el cáncer de vejiga puede ser la causa subyacente. La cistoscopia u otras técnicas le permiten a un veterinario tomar una biopsia de la vejiga y ayudar a establecer un diagnóstico definitivo.

10. Olores orales: los tumores orales ocurren en perros y pueden conducir a un cambio en la preferencia alimenticia (es decir, de alimentos duros a blandos) o hacer que un perro cambie la forma en que mastican su comida. Muchas veces se puede detectar un olor fétido en mascotas con tumores orales. A menudo es necesario un examen bucal exhaustivo con radiografías o tomografías computarizadas que requieran sedación para determinar la causa subyacente.

Imagen destacada a través de @deanthebasset y FB Image a través de @emma_the_pup_

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add