Signos de Heartworms en perros

Signos de Heartworms en perros

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

La dirofilariasis, o enfermedad del gusano del corazón canino, es una enfermedad grave en perros en todas las áreas geográficas de los Estados Unidos. Los parásitos del corazón adultos causan daño al corazón y pulmones caninos al impedir su correcto funcionamiento. Una simple prueba de sangre realizada por su veterinario puede detectar heartworms en su mascota.

"Dure picadura de mosquito. Me alegro de estar protegido". crédito: goldyrocks / iStock / Getty Images

Heartworm Life Cycle

Cuando un mosquito pica a un perro infectado con parásitos del corazón, el mosquito ingiere microfilarias o larvas del gusano del corazón. Las microfilarias migran desde el tracto digestivo del mosquito hasta su abdomen. Después de dos a tres semanas de crecimiento allí, las microfilarias se vuelven infectivas. Una vez que son infectivos, cada canino que las picaduras de mosquitos se infectan con parásitos del corazón.

Donde Heartworms Reside

Después de que los parásitos del corazón ingresan en la piel de un perro debido a la picadura de un mosquito infectado con larvas del gusano del corazón, crecen en la piel y luego ingresan al torrente sanguíneo a través de las paredes de una pequeña vena. Los parásitos del corazón viajan por la vena y llegan a las cámaras del lado derecho del corazón canino. Aquí maduran en adultos en unos nueve meses. Los parásitos del corazón masculinos y femeninos, de aproximadamente 8 a 16 pulgadas de largo respectivamente, se extienden a través de las válvulas del corazón y no permiten que se cierren por completo. En una infestación severa, los parásitos del corazón migran hacia la arteria pulmonar y obstruyen los vasos sanguíneos de los pulmones. Los parásitos del corazón masculinos y femeninos reproducen y agravan el problema.

Signos y síntomas

No hay signos o síntomas cuando un mosquito infectado pica a su mascota. Sin embargo, a medida que la población de parásitos del corazón crece dentro del sistema del perro, puede desarrollar tos y volverse más sensible al ejercicio, mientras que se cansa fácilmente. Los signos de una infestación incluyen dificultad para respirar, vómitos, tos, apatía y pérdida de peso.

Intervención veterinaria

Al igual que con cualquier cambio en la salud normal de su mascota, haga una cita con su veterinario para que le realicen las pruebas y haga un diagnóstico informado si su compañero de cuatro patas muestra signos de que podría tener gusanos del corazón. La tos y los vómitos pueden ser signos de una enfermedad completamente diferente o de una infección por parásitos, pero debe verificarlo en cualquier caso.

Enfoque proactivo

El mejor enfoque para prevenir la dirofilariosis es hacerle analizar a su perro la primera vez que lo traiga a su casa. Su veterinario lo colocará en un preventivo del parásito del corazón para tener un enfoque proactivo, en lugar de reactivo, para un compañero sano. Siempre y cuando mantenga al perro al día con su producto preventivo del parásito del corazón, el perro nunca debería tener gusanos del corazón. Si interrumpe el tratamiento, incluso brevemente, tendrá que volver a analizar al perro antes de que pueda comenzar a tomar nuevamente el producto preventivo.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add