La impactante historia de una familia: descubrimos que nuestro perro sacrificado todavía está vivo

La impactante historia de una familia: descubrimos que nuestro perro sacrificado todavía está vivo

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Cuando nuestros perros se enferman, enfrentamos muchas opciones muy serias. Las facturas del veterinario pueden ser muy costosas. El cuidado de un animal enfermo a menudo requiere más tiempo y esfuerzo. Y cuando están enfermos, nuestras mascotas sufren y no queremos obligarlos a sufrir demasiado. Es por eso que algunas familias optan por dejar a sus queridos cachorros en lugar de prolongar su enfermedad. Pero en algunos casos, esa decisión puede ir demasiado lejos.

crédito: michael_lofenfeld / iStock / GettyImages

Una familia en Utah aprendió de la peor manera después de que su amada boxeadora Zoey se enfermó. Según los informes, tuvo convulsiones y una gran masa creciendo en su costado. La familia pensó que Zoey tenía cáncer que finalmente la mataría, y que ya habían pasado por tiempos difíciles, por lo que decidieron que lo mejor para su familia era eutanasiar a Zoey. Y luego comenzaron a llorar a su perro perdido, hasta que seis meses después, obtuvieron la sorpresa de sus vidas.

Los dueños de Zoey, Tawny Coates y su familia, vieron a su perro en un sitio de adopción local, todavía con vida.

Crédito: Boxer Town Rescue of Utah

Tawny explicó: "Veo la página de rescate de Boxer Town y pienso: 'Eso se parece a mi perro'. Entonces pensé: 'Estoy loco', pero hago clic en él de todos modos y hago un acercamiento y digo: '¡No, ese es mi perro!' ". Y eso fue. Seis meses después de despedirse de su amado boxeador, la familia Coates se ha reunido con su perro.

Resulta que la condición de Zoey no fue tan fatal como la familia pensó.

crédito: valeconte / iStock / GettyImages

El veterinario que tomó el perro, la Dra. Mary Smart, explicó que Zoey no se estaba muriendo, y que quería tratar de salvarla. Y ahí es donde la historia se vuelve realmente interesante porque Tawny no fue la que llevó a Zoey a ser sacrificada. Ella envió a su padre Larry Coates porque no podía soportarlo. Y ahora Tawny, su padre y el Dr. Smart tienen versiones diferentes de lo que sucedió.

El Dr. Smart afirmó que ella dijo que Zoey era curable, pero que la familia no parecía querer salvarlo.

crédito: Bayview Animal Hospital

Según el Dr. Smart, ella le explicó al padre de Tawny que el perro no era terminal. Ella le dijo a KSL"En mi opinión profesional, este era un perro que tenía años para vivir y no quería dejar al perro. Estaba tratando de salvarle la vida". Sin embargo, Larry Coates insistió en que el Dr. Smart nunca le dio más opciones que la eutanasia. Pero parecía claro que el Dr. Smart no confiaba totalmente en la familia con Zoey. Ella explicó: "Por mi interacción con el Sr. Coates, me pareció bastante obvio que no querían al perro".

Entonces el Dr. Smart tomó la decisión ejecutiva de no practicar la eutanasia a Zoey, en contra de los deseos de la familia.

No podemos imaginar que el Dr. Smart sea el primer veterinario en desacuerdo con la decisión de una familia de practicar la eutanasia a su mascota. Pero en lugar de solo pensarlo, el Dr. Smart tomó el dinero que obtuvo para sacrificar a Zoey y ponerlo en cirugía para salvarle la vida. Después, el Dr. Smart se puso en contacto con Boxer Town, un refugio local, y acordaron ayudar a encontrar a Zoey un nuevo hogar. Pero el Dr. Smart no podía predecir que Tawny y su familia reconocerían a su propio perro.

Sin embargo, ahora, la familia Coates se ha reunido felizmente con su perro. Y, sin embargo, están paradójicamente enojados con el Dr. Smart por lo que hizo. Y el Dr. Smart admite que se equivocó al no llamar a la familia, pero realmente pensó que no querían quedarse con Zoey. Ella explicó: "Si tuviera alguna idea de que podrían estar interesados ​​en recuperar al perro, seguramente lo habría llamado. Pero después de mi conversación con el Sr. Coates, me pareció muy obvio que no querían. el perro."

Si bien vemos cómo el Dr. Smart se salió de la línea, vemos por completo cómo ella podría estar molesta porque una familia quería sacrificar a su perro. Aunque legalmente, lo que hizo el Dr. Smart no estaba bien. De acuerdo con la ley, los perros son propiedad, y los veterinarios tienen que hacer lo que los dueños quieren. Aunque como amantes de los animales, sabemos que es mucho más complicado que eso.

Pero como resultado, esta historia totalmente extraña termina con una nota feliz. La familia Coates ha recuperado a su perro. Y esperamos que después de esto, lo piensen dos veces antes de asumir que un problema médico significa que es automáticamente terminal.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add