Cómo darle un baño a un gato

Cómo darle un baño a un gato

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Algunas cosas van muy bien juntas, como la mantequilla de maní y la gelatina. Otras cosas, no tanto. Los gatos y el agua no siempre son agradables, pero a veces no hay forma de evitar dar un baño a su peludo felino, ya sea que se metieron en algo especialmente sucio o simplemente necesitan ayuda para mantenerse limpios debido a la vejez o una condición médica. Estamos aquí para ayudarlo con algunas pautas que harán que bañarse sea una experiencia más fácil y libre de estrés tanto para usted como para su gato.

crédito: Cuteness

Preparándose

Antes de comenzar el baño, asegúrese de que las uñas de su gato estén recortadas para reducir el riesgo de arañazos. Cepilla a tu gato también para eliminar cualquier nudo antes de mojarte. Llene la bañera o el fregadero con unas pocas pulgadas de agua tibia, pero no caliente. Lo mejor es hacer esto mientras el gato no está en la habitación; el agua corriente puede asustar a tu gato. También llene una jarra grande (o un par de tazas grandes) con agua tibia. Usarás esta agua para enjuagar a tu gato después de lavarlo con champú. No enjuague con el cabezal de la ducha o el grifo: la presión y el ruido pueden asustar a su gato. También es una buena idea usar ropa protectora: una camisa de manga larga y guantes de goma.

Dar el baño

Dos juegos de manos son mejores que uno. Si puede obtener ayuda, haga que una persona sostenga y calme a su gato mientras la otra persona se lava y se enjuaga. Lleva a tu gato a la habitación y colócalo en la bañera. Manténgase tranquilo durante todo el proceso; si está nervioso, su gato también estará nervioso, y nunca pelee ni intente dominar a su gato. Si su gato realmente se resiste al baño, solo moje las piernas y los pies por ahora, y pruebe otro día. Una vez que usted y el gato estén listos, comience a lavar el cuello del gato y trabaje hacia la parte posterior, el vientre, las piernas y la cola. Mantenga el champú alejado de los ojos y las orejas de su gato con un paño húmedo para limpiarlo suavemente. Use el champú para gatos solamente: el champú para personas e incluso el champú para perros pueden ser dañinos para los gatos. Para limpiar las orejas, use una bolita de algodón, nunca un Q-tip o cualquier otra cosa que deba insertarse en el oído. Cuando termine de lavar con champú, use su jarra de agua tibia para enjuagar a fondo a su gato (recuerde, no use el cabezal de la ducha o el grifo para enjuagar). Es importante que elimines todo el champú del abrigo. Una vez enjuagado, envuelva su gato recién limpio con una toalla y seque suavemente el agua. Si la toalla se moja, usa una segunda. Si tienes un gato de pelo largo, cepilla el pelo para quitar los enredos y usa un secador de pelo para calentar, no calentar, para acelerar las cosas. Finalmente, dale un regalo a tu gato. No es solo una recompensa por soportar este baño, sino que también es una manera de hacer que su gato espere con ansias el siguiente. ¿Quién sabe? Tal vez tu gato finalmente termine la disputa entre felinos y agua.

Por Jed M.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add