Enfermedades de la orina del gato

Enfermedades de la orina del gato

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Los gatos son excelentes mascotas pero necesitan atención, cuidado y un hogar limpio. Limpiar la orina y las heces del gato no es el trabajo más atractivo, pero debe hacerse con cuidado. Desafortunadamente, además de su desagradable olor fuerte, la orina del gato puede potencialmente causar alguna enfermedad y enfermedad. Sin embargo, con algunas precauciones simples, la mayoría de estos se evitan fácilmente.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad causada por el parásito Toxoplasma gondii, que se encuentra más comúnmente en los desechos de gatos al aire libre, y es particularmente peligrosa para las mujeres embarazadas. El parásito puede ingresar al cuerpo y causar un daño grave a un bebé por nacer, incluso causar un nacimiento inmóvil o un aborto espontáneo. Otros efectos secundarios incluyen ictericia, problemas oculares, retraso mental y sordera. Las mujeres embarazadas pueden evitar la toxoplasmosis simplemente usando guantes mientras cambian la caja de arena. Si tu gato pasa mucho tiempo al aire libre, lávate las manos después de tener contacto con el gato también. Técnicamente, la toxoplasmosis se transmite en las heces, pero dado que es difícil separar las heces de la orina en una caja de arena, se deben tomar precauciones al tratar con cualquiera de ellas.

Asma

La orina del gato no causa asma, sin embargo, el amoníaco presente en la orina puede desencadenar ataques de asma. Las personas con asma aún pueden tener gatos, pero deben estar atentos para mantener limpia la caja de arena. Las personas con asma deben tomar precauciones adicionales al limpiar la orina y las heces del gato. El uso de guantes y una máscara reducirá las posibilidades de que el amoníaco ingrese a su sistema y desencadene un ataque.

Irritación pulmonar y bronquitis

En general, las personas que tienen un sistema inmunológico saludable no se enferman al inhalar el amoniaco en la orina de gato. Sin embargo, las personas con alergias o sistemas inmunes debilitados pueden sufrir irritación en los pulmones e incluso bronquitis si la exposición es prolongada o extrema. Para aquellos con sistemas inmunes debilitados, incluso respirar pequeñas cantidades de orina de gato puede provocar ataques de tos y dificultad para respirar.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add