Tratamientos de Hemorroides Cat

Tratamientos de Hemorroides Cat

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Si bien los gatos no desarrollan hemorragias de venas distendidas de la misma manera que los humanos, pueden experimentar condiciones médicas similares con síntomas similares. Los más comunes son el prolapso rectal o anal, un trastorno del saco anal o un problema digestivo. Tan pronto como note señales y síntomas reveladores, es hora de llevar su gatito al veterinario para un examen completo.

Su veterinario puede necesitar una muestra de materia fecal para hacer un diagnóstico preciso. crédito: Dmytro_Skorobogatov / iStock / Getty Images

Síntomas de problemas rectales

Si su gato se esfuerza mientras usa la caja de arena para defecar, o llora cuando intenta evacuar sus intestinos, es una señal de que algo anda mal. Su gato puede arrastrar su trasero o lamer su recto excesivamente y probablemente se alejará de su tacto. La sangre en las heces es un indicador clave de problemas anales y rectales, como lo es ver material carnoso que sobresale del trasero de su gato. En un prolapso parcial, el tejido puede ser visible solo durante el esfuerzo, mientras que un prolapso completo continuará sobresaliendo incluso después de que su gatito salga de la caja. Si no se trata, la carne puede volverse negra o azul, lo que a menudo lleva a los dueños de gatos a asumir que su gato tiene hemorroides.

Diagnostico y tratamiento

Es probable que su veterinario realice un examen visual y palpe la región rectal de su gato para identificar el problema. Las infecciones o impactaciones de las glándulas anales a menudo requieren tratamiento con antibióticos y de expresión. Si su gato está experimentando un prolapso rectal o anal, es probable que su veterinario tranquilice a su gato y coloque manualmente el tejido en su lugar. En algunos casos, se pueden recomendar algunos puntos para evitar que el tejido vuelva a salir.

Otros problemas médicos

Otros problemas físicos que se presentan con los síntomas de hemorroides o trastornos anales incluyen trastornos digestivos, inflamación intestinal, estreñimiento o tumores rectales o afecciones de riñón / vejiga. Algunos tipos de parásitos y pólipos también pueden crear síntomas similares. Su veterinario puede recomendar análisis de sangre, análisis de muestras fecales y de orina, radiografías o ecografías para identificar el problema exacto.

Atención en el hogar

Su veterinario probablemente recomendará una dieta fibrosa y blanda para su gato y posiblemente un ablandador de heces para facilitar la defecación. A su gato se le pueden recetar medicamentos antiinflamatorios o una crema tópica para ayudar a reducir el dolor, la hinchazón y la picazón. Si su gato experimenta problemas constantes de las glándulas anales, puede valer la pena aprender a expresar las glándulas de su gato en su casa, o hable con su veterinario sobre las opciones quirúrgicas para prevenir problemas futuros.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add