Síntomas de una conmoción cerebral de gato

Síntomas de una conmoción cerebral de gato

Olivia Hoover

Olivia Hoover | Jefe De Redacción | E-mail

Identificar los síntomas de una potencial conmoción de gato es difícil y crucial para la salud del gato. Afortunadamente, los animales naturalmente tienen cráneos más fuertes y gruesos que los humanos, y las conmociones cerebrales en los gatos son raras. La mejor forma de evitar una conmoción cerebral en un gato es mantenerlo en un entorno seguro y afectuoso. Sin embargo, hay algunos síntomas que debes tener en cuenta si crees que tu gato podría tener una conmoción cerebral.

Letargo

El letargo es a menudo el primer signo de una potencial conmoción de gato. En este estado, el gato puede comportarse de manera anormal y experimentar somnolencia, pérdida de apetito y respuestas tardías al tacto, el sonido o la visión. Por lo general, este comportamiento se cumple cuando el gato no se siente bien. Si el letargo en el comportamiento del gato continúa durante más de 24 horas, llame al veterinario, ya que el gato puede estar experimentando un trauma en la cabeza.

Anisocoria

La anisocoria es el signo más común que se ve con las conmociones cerebrales y el trauma craneal en los gatos. La anisocoria es cuando uno de los alumnos aparece más dilatado que el otro. Otros síntomas de la anisocoria son ceguera, pérdida de la coordinación y aumento de la frecuencia respiratoria o respiración anormal.

Convulsiones

Las convulsiones son otro síntoma de las conmociones cerebrales de los gatos. La primera fase de un ataque de gato es un comportamiento aparente alterado en el gato, como inquietud, temblores, salivación u ocultación. Este comportamiento puede durar unas pocas horas o unos segundos. La segunda fase se conoce como la "fase Ictal" y puede durar unos minutos. La convulsión real tiene lugar en esta fase, cuando todos los músculos del cuerpo del gato comienzan a contraerse. Típicamente, el gato caerá de lado y aparecerá paralizado mientras se contrae fuertemente. A menudo, el gato puede orinar, defecar o salivar a medida que se convulsiona. Las convulsiones que duran cinco minutos o más se consideran crisis epilépticas. Busque atención médica para su gato si tiene convulsiones.

Comparte Con Tus Amigos

Artículos Relacionados

add